Datos personales

Mi foto

Abogado,escritor, profesor y conferenciante. Es miembro del  Capítulo Español del Club de Roma y cofundador del Club de Doñana. Fue miembro del Patronato del Parque Nacional de Doñana durante 25 años y vicepresidente del Comité Español del Programa Hombre y Biosfera de la UNESCO, entre otros. Es autor de doce libros, el último  El Hombre Insostenible (2012) y coautor de veintidós más. En 1996, se le dedicó su nombre a una nueva especie de rana, Celsiela vozmedianoi sp. nov, descubierta en Venezuela; y en el año 2013 se le ha dedicado su nombre a una nueva especie de diatomea, Eunotia vozmedianoi sp. nov, descubierta en Doñana: Etimología: El epíteto específico es en honor del Sr. Jesús Vozmediano, abogado ambientalista, por sus constantes esfuerzos por preservar Doñana para el futuro.”
En la actualidad estoy escribiendo mis memorias en dos blogs de libre acceso a su lectura: 
Memorias de Doñana:http://memoriasdedonana.blogspot.com.es / y 

viernes, 23 de septiembre de 2016

"Doñana en el límite de su supervivencia"

MEMORIAS DE DOÑANA.

ACROÁTICA  nº 32.  23 de septiembre  del 2016.  

         Estimado lector/a:
         Las gravísimas agresiones sobre Doñana han llegado a un límite absolutamente inadmisible, reflejo de la situación de este atípico país.
1) El descabellado gigaalmacén de gas subterráneo, en una zona de altísimo valor ecológico, muy poblada y para colmo con alta densidad turística por El Rocío y Matalascañas, es una sinrazón sólo justificable por el predominio del interés macrocapitalista sobre la calidad de vida de sus ciudadanos.
2) Las masivas e ilegales extracciones de agua del acuífero de Doñana es otra macroagresión a las marismas de este humedal protegido que vengo denunciando desde hace décadas en el Patronato, en todos los medios, y ante organismos internacionales. En este caso prevalece la política sobre el Estado de Derecho.
3) La paralización injustificable del esencial y vital Proyecto Doñana 2005, aprobado por Ley de Las Cortes, y concretamente la recuperación integral de la cuenca del Guadiamar, lo que supondría ganar para Doñana miles de hectáreas de un río y un caño privatizados ilegalmente en su mayor parte es otra agresión menos conocida. De nuevo el Estado de Derecho queda suspendido por intereses diversos no públicos precisamente.
4) Y, finalmente, se ha de recordar la necesidad de desechar y cerrar definitivamente el muy impactante y desarrollista proyecto de dragado del Guadalquivir  e impedir la apertura de la mina de Aznalcóllar, máxime cuando aún están pendientes de realizarse diversas medidas de seguridad en las balsas, los residuos que quedaron y la descontaminación real de los ríos del Guadiamar y Agrio, todo lo cual fue aprobado en su día por el Patronato de Doñana y organismos de la Administración central.
         Sobre todos estos más que graves problemas, inconcebibles en un Estado de Derecho, democrático, ético y europeo, podrán encontrar amplísima información en mis Memorias de Doñana, ya sea en los relatos de los Plenos del Patronato, en artículos míos reproducidos, en informes varios transcritos, etc.
         Dada la pasividad de todos los Partidos Políticos que no acaban de implicarse a fondo y de raíz en la defensa de las kafkianas agresiones a esta auténtica catedral de nuestra naturaleza, el Club de Doñana, el cual coordino, va a presentar nuevas quejas y denuncias ante Patrimonio de la Humanidad, UNESCO, Convenio de Ramsar, Consejo de Europa, Unión Europea y el Defensor del Pueblo europeo.
         Finalizo agradeciendo a los casi 5.000 lectores únicos, de 44 países, la lectura de las 3.000 páginas que llevo ya escritas y publicadas en este e-libro.
Me despido recordando la memorable frase del Premio Nobel Konrad Lorenz: “El eslabón entre los monos y los hombres…  somos nosotros.”

         Como siempre, mi más cordial saludo. Jesús de Vozmediano.